English
CUIDAMOS LOS DETALLES                                                                                                                                                                                                    

Cada queso se envuelve individualmente de forma manual por un operario con un papel especial de uso alimentario que le protege de la desecación y de la luz, elementos que aceleran el proceso de oxidación y degradación del queso.

De esta forma, el queso sigue “respirando” dentro del papel y continúa evolucionando, pudiendo aparecer, al cabo de cierto tiempo, algún tipo de moho de color verde-azulado o blanco, prueba inequívoca de la ausencia de tratamientos químicos y de que la maduración es correcta. 
Sobre Avanteselecta